Del Cubillas al Darro

La mudanza de la familia a Granada capital, en 1908, no interrumpió la relación de Federico y sus hermanos con Asquerosa. Todos los años, cuando terminaban en Granada las fiestas del Corpus, la familia emigraba a la casa de Valderrubio donde pasaba el verano coincidiendo con las labores agrícolas. Las permanencias estacionales se mantuvieron hasta que en 1926 se trasladaron a la Huerta de San Vicente en Granada, adquirida un año antes.

Federico durante su primera estancia en la capital se embebió de los paisajes granadinos con los que luego compuso parte de sus escritos juveniles.

El primer domicilio familiar de los Lorca en Granada estuvo situado en el actual número 50 de la Acera del Darro. Aunque el inmueble ha sufrido numerosas transformaciones aún conserva vestigios de la casa a donde se mudó la familia desde Valderrubio en 1908 y donde permaneció hasta 1917. En esa vivienda nació Isabel García Lorca y Federico pasó parte de su adolescencia.

Retrato de Federico García Lorca en su adolescencia.
Retrato de Federico García Lorca en su adolescencia. / Foto: Fundación FGL

El futuro poeta y dramaturgo residió allí durante los ocho años que duraron sus estudios de bachillerato que preparó entre el Colegio del Sagrado Corazón, un centro privado no religioso propiedad de un pariente de la madre, y en el Instituto General Técnico, donde rindió exámenes. En general fue un mal estudiante, según el testimonio de su hermano Francisco.

Federico durante su primera estancia en la capital se embebió de los paisajes granadinos con los que luego compuso parte de sus escritos juveniles. Durante aquellos años se formó musicalmente con Antonio Segura, un compositor fracasado que sin embargo estimuló las ansias creativas y tuvo sobre él una influencia categórica. Su muerte, acaecida en 1916, le impulsó a dedicarle su primer libro dos años después.

Foto de juventud de Federico García Lorca.
Foto de juventud de Federico García Lorca. / Foto: Fundación FGL