Rodríguez Valdivieso, Eduardo

Poeta, empleado de banca, actor, amigo y confidente de Federico García Lorca.

Lorca le escribió seis de las cartas más íntimas y tiernas de su correspondencia. Valdivieso visitó al poeta varias veces en el verano de 1936 mientras estaba recluido en la Huerta de San Vicente y era intimidado por grupos de falangistas armados. La primera nada más llegar a Granada para celebrar la festividad de San Federico. El último encuentro entre ambos fue pocos días antes de su fusilamiento en la calle San Antón de Granada.

Entre ellos nace una intensa atracción que se vio obstruida por los deberes profesionales: Eduardo era un joven empleado de banca sujeto a la disciplina laboral, y Federico se encontraba en un momento extraordinario de trabajo.

Rodríguez Valdivieso y Lorca se conocen en 1932 durante una fiesta de Carnaval celebrada en el teatro del Hotel Alhambra Palace de Granada. Valdivieso, de 17 años, iba disfrazado de Pierrot y Lorca, de 33, de dominó. Entre ellos nace una intensa atracción que se vio obstruida por los deberes profesionales: Eduardo era un joven empleado de banca sujeto a la disciplina laboral, y Federico se encontraba en un momento extraordinario de trabajo. No obstante, en mayo de 1933, después del breve encuentro de Granada, se vuelven a reunir en Madrid. Rafael Martínez Nadal fue el acompañante y partícipe de un almuerzo en una venta de Cuatro Caminos que culminó con una velada en el Teatro Español donde Rafael Alberti ensayaba la conferencia La poesía popular en la lírica española, con el acompañamiento de Lorca al piano y la voz de La Argentinita. “Finalizado el acto pasamos al saloncillo del Español, donde tuve el emocionado honor de estrechar las manos de Encarnación López y el mítico matador de toros Ignacio Sánchez Mejías”, recuerda Valdivieso.

Valdivieso, casado con Montserrat Gabriel, guardó en secreto las seis cartas por miedo a las malinterpretaciones que pudieran suscitar su tono íntimo y amoroso, y las recomendaciones del propio Lorca para que no revelara su contenido. Las cartas contienen párrafos de un enorme poder lírico y están repletas de evocaciones de Granada: “Yo recuerdo con lejana melancolía esas grandes plazas amarillas de los viejos árboles del Campillo y esa solitaria plaza de los Lobos llena de hojas de acacia y ese divino y primer viento frío, que hace temblar el agua de la fuente que hay en Plaza Nueva”.

La última carta está fechada en abril de 1933, unos meses antes de que Lorca viajara a Argentina y Montevideo para el estreno americano de Bodas de sangre.

La correspondencia se publicó finalmente en el suplemento Babelia del diario El País en 1993. Las seis misivas y un dibujo fueron donados antes de su muerte al Centro de Estudios Lorquianos de Fuente Vaqueros.

Valdivieso recordó en la casa museo el último encuentro con Lorca en agosto de 1936 en una entrevista: “La última conversación desgraciadamente fue brevísima […], se verificó en la calle Puente de Castañeda, esquina a San Antón […]. Fue la última ocasión, nos juntamos, no había nadie, era un medio día bajo `el sol de fuego´ como diría Machado […]. Federico me dijo que se marchaba a casa de los Rosales […], habíamos hablado de muchas cosas, incluso me consultó que le diera mi opinión de una posible huida a los campos republicanos”.

Rodríguez Valdivieso murió en Granada el 20 de abril de 1997 días después de un último encuentro con Rafael Martínez Nadal auspiciado por el director entonces de la casa museo de Fuente Vaqueros, Juan de Loxa.