López Júlvez, Encarnación (La Argentinita)

Bailarina, coreógrafa, bailaora de danza española y flamenco y cantante. Amiga y colaboradora de Federico García Lorca, grabó con él cinco discos gramofónicos en 1931, Colección de canciones populares antiguas, acompañada al piano por el propio Federico.

Sus padres, inmigrantes españoles, interrumpieron la estancia en Argentina en 1901, cuando ella contaba solo tres años, a causa de los estragos mortales que había causado en la familia una epidemia de escarlatina. Dos hermanos suyos murieron a causa de esta enfermedad en América. Su primer contacto con el mundo artístico fue inmediato. A los cuatro años se inició en el mundo del baile y con ocho debutó en el Teatro Circo de San Sebastián. Para evitar confusiones con Antonia Mercé, La Argentina, adoptó el nombre artístico de La Argentinita. Era hermana de Pilar López Júlvez, también bailarina y coreógrafa,14 años menor que ella. Su éxito fulgurante la llevó siendo una niña por diversos países hasta que en 1920 se estableció en España.

En 1931 se ponen a la venta los cinco discos gramofónicos de canciones populares transcritas y armonizadas por Lorca. Ambos habían iniciado este proyecto durante la estancia de Lorca en Nueva York.  El disco les permitió actuar muchas veces juntos interpretando estas canciones populares.

La conjunción de tradición y renovación artística que proponía en los escenarios la vinculó a la Generación del 27. Recorrió escenarios de Europa y se relacionó con los artistas e intelectuales de la época. Mantuvo una relación sentimental con Ignacio Sánchez Mejías. Conoció a Federico García Lorca en 1920, a partir del estreno de su primera obra teatral, El maleficio de la mariposa, donde ella representaba a la Mariposa en una obra que tenía muchos elementos de ballet. A partir de ahí, su relación de trabajo y de amistad sería estrecha.

Con su hermana Pilar y con la colaboración de García Lorca formó la Compañía de Bailes Españoles de La Argentinita y preparó, entre otras coreografías, las de El Café de Chinitas o El amor brujo. En 1931 se ponen a la venta los cinco discos gramofónicos de canciones populares transcritas y armonizadas por Lorca y acompañadas al piano por él, grabadas para La Voz de su Amo. Ambos habían iniciado este proyecto durante la estancia de Lorca en Nueva York.  El disco les permitió actuar muchas veces juntos interpretando estas canciones populares.

Tras la muerte de Sánchez Mejías, se trasladó a trabajar a Buenos Aires, desde donde emprendió una gira americana. Lorca le dedicó en 1935 el Llanto por Ignacio Sánchez Mejías. Volvió a España un año después, pero se marchó poco antes de que estallara la Guerra Civil y viajó por numerosos países (Marruecos, Inglaterra, Bélgica…). Finalmente, se estableció en Estados Unidos. Siguió representando sus coreografías en los escenarios americanos y se convirtió en una de las figuras más relevantes de la danza internacional.

Fallece en 1945. Fue homenajeada con una placa en el Metropolitan Opera House, además de recibir las medallas de Alfonso X El Sabio y la Orden de Isabel la Católica.