Laffranque, Marie

Marie_Laffranque_1

Investigadora e hispanista, autora de numerosos artículos y libros sobre García Lorca que tuvieron una profunda influencia académica y literaria. Durante el franquismo su casa francesa fue el refugio de pensadores marxistas y anarquistas españoles perseguidos por la dictadura. Nació en 1921 en Saint Marcel, en la Occitania gascona, y falleció el 13 de julio de 2006 en Toulouse.

Su espíritu libertario e irredento la alejó de los movimientos y escuelas al uso. Su propia formación rompió los moldes de la ortodoxia. A su entender, la labor intelectual no era otra cosa que un activismo ético a favor de las causas perdidas y de los más necesitados. Estudió en las escuelas públicas de su región y más tarde en la Universidad de Toulouse donde se doctora con una tesis, la primera, sobre el astrónomo e historiador Posidonio de Rodas (135 aC – 51 aC). Fue el comienzo de su carrera como investigadora y, más tarde, como directora de investigaciones, en la rama de Filosofía, del Centre National de Recherche Scientifique, que dirigía Alain Guy en Toulouse. Luego, en línea con su vocación por la filosofía, se interesó por Ángel Ganivet. Su libro Las idées esthétiques de Federico García Lorca (1967), su segunda tesis, fruto de diez años de investigación, es una herramienta indispensable para los estudiosos del poeta granadino.

Primera edición de 'Comedia sin título', por Laffranque.
Primera edición de ‘Comedia sin título’, por Laffranque.

Pese a su tetraplejia, que la obligó a moverse en silla de ruedas, Laffranque desarrolló una actividad imparable tanto intelectual como social, colaborando con grupos de activistas defensores de la No Violencia, contrarios a la guerra de Argelia o a favor de las minorías y publicando decenas de opúsculos rigurosos sobre autores diversos. Hasta la última hora de su vida, su casa fue un refugio abierto a exiliados y perseguidos políticos. Laffranque, señala Fátima Rodríguez en el obituario publicado en  El País, rechazó el magisterio institucional, aunque a su pesar se convirtió en maestra de otros investigadores e hispanistas que siguieron su huella.

Su libro ‘Las idées esthétiques de Federico García Lorca’ (1967), su segunda tesis, fruto de diez años de investigación, es una herramienta indispensable para los estudiosos del poeta granadino.

Las aportaciones en el estudio sobre García Lorca son numerosas. Entre ellas figura la transcripción y versión depurada del manuscrito original de Comedia sin título (o El sueño de la vida, según otros lorquistas), una obra inconclusa de la que sólo se conserva un acto perteneciente a la trilogía del teatro imposible de Lorca. La primera edición de Comedia sin título, junto a El público, apareció en 1978 en Seix Barral con prólogo de Rafael Martínez Nadal. Su bibliografía sobre el poeta granadino incluye los artículos García Lorca y la Guerra de España (1984) y antes, en 1975, Puertas abiertas y cerradas en la poesía y el teatro de Federico García Lorca.

Como hispanista, fue la primera traductora al francés de las obras de Vicente Aleixandre y Gabriel Celaya. En Cuadernos Hispanoamericanos vertió al francés parte de la obra de María Zambrano (en particular Claros del bosque) y de Juan David García Bacca, el filósofo navarro muerto en Ecuador en 1992 tras un largo exilio.

Para la Universidad de Granada preparó en 1985 la edición del Teatro inconcluso. Fragmentos inconclusos e inacabados que puso en manos del lector, por primera vez, la edición definitiva de piezas inacabadas como Diego Corrientes, Ampliación fotográfica, Drama fotográfico, Rosa mudable, Posada, Dragón, La destrucción de Sodoma, La bola negra, Casa de maternidad, la aludida Comedia sin título y la celebrada Los sueños de mi prima Aurelia, la última en la que trabajó Lorca antes de su asesinato en el verano de 1936. Para Laffranque, el hecho de que Lorca conservara estos textos inacabados no es fruto del azar: “Lo desmiente las huellas que dejó en la prensa en los años 30, en los archivos y en la memoria de tantos amigos y conocidos, el anuncio, resumen o anticipo parcial de una serie de obras con títulos, argumentos, esquemas y alguna parte ya cuajada”.

Marie Laffranque

Antes, en los años cincuenta, Marie Laffranque ya había preparado la cronología de Lorca, entonces sin fijar y fragmentaria, que sirvió a Arturo del Hoyo para estructurar la primera tentativa de obras completas en la editorial Aguilar en 1954.

Laffranque visitó en distintas ocasiones la casa natal del poeta en Fuente Vaqueros, a veces acompañada de Isabel García Lorca, por quien compartía una gran estima. Juan de Loxa, primer director de la casa natal, rememoró, un día después de su fallecimiento, la visita que giró en 1987 al museo: “Miguel, el chófer de la Diputación, la subió en brazos hasta el granero [de la casa natal], mientras José Rodríguez Montero [el guía] portaba la silla de ruedas”. José Caballero, algunos actores sobrevivientes de La Barraca y Eduardo Rodríguez Valdivieso acompañaron a Marie en aquella ocasión memorable. En cambio, fiel a su rechazo a los homenajes, declinó en 2004 recibir el Pozo de Plata, la mayor distinción que otorga la casa natal.

Mantuvo una cordial y constante colaboración con Francisco García Lorca hasta su fallecimiento en 1976. Un día, quizá para quitar mérito a su trabajo o para disculpar sus insistentes preguntas, le dijo: “Paco ¿a ti no te parece que la mitad de los lorquistas estamos locos?”, Francisco le respondió: “La mitad no. Más, María, más”. Años después, el fundador del museo de Fuente Vaqueros, el poeta Juan de Loxa, acuñaría con ternura irónica un adjetivo de fuerte arraigo que abarca a todos los estudiosos obsesionados con la obra: “enlorquecidos”.

Personajes y/o lugares relacionados

Ver todos los Hispanistas e Investigadores relacionados