Guillén Álvarez, Jorge

Poeta y crítico literario español. Formó parte de la Generación del 27 junto a Federico García Lorca, Rafael Alberti, Pedro Salinas, Gerardo Diego, Concha Méndez, Manuel Altolaguirre, Emilio Prados, etc. Con García Lorca mantuvo una estrecha amistad desde los años de la Residencia de Estudiantes de la que da muestra su correspondencia.

A pesar de que Jorge Guillén era algo mayor que muchos de los demás miembros del 27, se sintió totalmente integrado en este grupo, del que dijo en algún momento que “Lorca era el primero de todos nosotros” (carta a Germanine Cahen, de 1924).

Nació y pasó su infancia en Valladolid. Estudió allí el Bachillerato, en el Instituto Zorrilla. Después continuó su formación en Friburgo. Estuvo alojado en la Residencia de Estudiantes de Madrid, donde estudió Filosofía y Letras. Se licenció en Granada. Pasó unos años en el extranjero y obtuvo su primer empleo de profesor en La Sorbona (ocupó el puesto de lector de español que había desempeñado antes Pedro Salinas). En 1919 conoció a Germanine Cahen y dos años más tarde se casó con ella. Tuvo dos hijos, Claudio y Teresa. Se doctoró en 1925 en Madrid con una tesis sobre Góngora, Notas para una edición comentada de Góngora, y ocupó hasta 1929 una cátedra en la Universidad de Murcia. Allí fundó la revista Verso y prosa.

En abril de 1926 Guillén había invitado a Federico a dar en el Ateneo de Valladolid su conferencia sobre Góngora que se convirtió en un recital poético. Guillén definió su poesía como “tradicional y novísima a un tiempo, y siempre de la mejor calidad”. El recital tuvo un enorme éxito y repercusión en la prensa de Valladolid y en la de Granada, donde se reprodujo la presentación de Guillén.

Homenaje a Góngora en Sevilla. Generación del 27.

En 1927 participa en el homenaje a Góngora que tiene lugar en Sevilla y que se convirtió en el acto fundacional de su Generación. A pesar de que Jorge Guillén era algo mayor que muchos de los demás miembros del 27, se sintió totalmente integrado en este grupo, del que dijo en algún momento que “Lorca era el primero de todos nosotros” (carta a Germanine Cahen, de 1924). En 1928 colabora en la revista vanguardista gallo, impulsada por Federico García Lorca.

En 1928 aparece en Revista de Occidente su libro Cántico. Desde 1929 a 1931 disfruta de un lectorado en Oxford y después se incorpora a la Universidad de Sevilla.

Cuando estalla la Guerra Civil estaba en Valladolid. Intenta huir a Francia, pero es apresado en Pamplona. Gracias a las gestiones de su padre, permanece pocos días en la cárcel. En 1938 logró salir de España y se dirigió a París donde estaba su familia. Había comenzado su destierro, como él llamó siempre al exilio. Pronto consiguió, gracias a Pedro Salinas, un puesto en la Universidad de Middlebury. Más tarde, en  1939, dará clase en Montreal y después en Wellesley College y en otras universidades americanas. Obtuvo la Cátedra Charles Eliot Norton en Harvard.

Tras la muerte de su esposa, en 1947, hace varios viajes a Italia. Allí se encuentra con otros poetas, recibe premios, visita ciudades… En 1958 conoce en Florencia a la que será su segunda esposa, Irene Mochi-Sismondi, con quien se casa en 1961. Vuelve a dar clase en Harvard y Puerto Rico, pero un accidente de cadera en 1970 lo obliga a alejarse de la labor docente.

En 1976 recibió el Premio Cervantes, entre otras muchas distinciones. El poeta se instaló en Málaga, donde falleció en 1984.

Su obra poética la forman Cántico (que tuvo cuatro versiones: Madrid, Revista de Occidente, 1928; Madrid, Cruz y Raya, 1936; México, Litoral, 1945 y Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1950), Clamor (con tres volúmenes: Maremagnum, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1957; Que van a dar en la mar, Buenos Aires, Editorial Sudamericana; A la altura de las circunstancias, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1963), Homenaje (Milán, All’Insegna del Pesce D’Oro, 1968), Y otros poemas (Buenos Aires, Muchnik, 1973) y Final (Barcelona, Barral, 1981).