Yoldi Bereau, José

Catedrático de Química de la Universidad de Granada, alcalde y concejal de la corporación municipal granadina tras la proclamación de la Segunda República. Fue un activo entusiasta del nuevo régimen y estuvo vinculado a los grupos de intelectuales de la Edad de Plata. Su relación con García Lorca fue artística al principio y trágica al final. En 1929 asiste en el Hotel Alhambra Palace al homenaje que la ciudad rinde a García Lorca y a la actriz Margarita Xirgu con ocasión del estreno en el Teatro Cervantes de Mariana Pineda; en 1936 fue detenido por los sublevados y obligado a cooperar como enterrador en La Colonia de Víznar, un edificio de recreo veraniego donde los condenados, entre ellos el propio Federico, pasaban sus últimas horas.

Su popularidad y aprecio en las aulas universitarias granadinas es creciente y, siguiendo el espíritu de la Institución Libre de Enseñanza, organiza diferentes viajes de estudios con sus alumnos. Su presencia en el homenaje a Federico García Lorca de 1929 es toda una declaración de sus simpatías.

Yoldi inició su actividad docente como profesor de Química General en Zaragoza. En 1918 se traslada a la Universidad de Sevilla donde logra por oposición la cátedra de su especialidad. Seis años después pide el traslado a Granada donde ejerce como catedrático. Su popularidad y aprecio en las aulas universitarias granadinas es creciente y, siguiendo el espíritu de la Institución Libre de Enseñanza, organiza diferentes viajes de estudios con sus alumnos. Su presencia en el homenaje a Federico García Lorca de 1929 es toda una declaración de sus simpatías. En una famosa foto tomada tras el estreno aparece junto a gran parte de los componentes de la Granada cultural de antes de la guerra: Manuel de Falla, Fernando de los Ríos, Antonio García Valdecasas, Julia Pacello, Manuel Fernández-Montesinos, Federico García Lorca, Hermenegildo Lanz y José Val del Omar entre otros.

Yoldi no es ajeno a las nuevas libertades que trajo la República. En abril de 1932 es elegido alcalde interino de Granada, cargo que ocupa hasta el 30 de septiembre del mismo año. En 1934 se afilia a Izquierda Republicana, el partido de Azaña, y desde la universidad defiende sus convicciones políticas. Yoldi es uno de los ocho claustrales que en 1936 respalda la moción de censura contra el rector Antonio Marín Ocete acusado de desplegar medidas represivas tras la victoria del Frente Popular. El rector depuesto es sustituido por Salvador Vila que, unos meses más tarde, en octubre de 1936, fue asesinado por los rebeldes. Tras la consolidación del 18 de julio y la represión posterior, Marín Ocete vuelve al rectorado en noviembre de 1936.

Yoldi es detenido tras el golpe contra la República y junto a otros catedráticos, como Joaquín García Labella, trasladado al frente de Víznar donde es obligado a formar parte del grupo de enterradores de La Colonia. Yoldi y sus compañeros tienen que cavar los fosas de los condenados a muerte, entre ellos, en agosto de 1936, la de su amigo Federico García Lorca.

El 23 de octubre de 1936 es fusilado sin juicio en el cementerio de Granada junto a cuatro de los claustrales que apoyaron el cese de Marín Ocete.