Rosales Camacho, Luis

G11_El-poeta-Luis-Rosales
El poeta Luis Rosales, amigo de Lorca.

Poeta y ensayista de la Generación de 1936, académico de la Real Academia y la Hispanic Society of America, Premio Cervantes de 1982. Miembro de una familia granadina muy conservadora, vinculada a Falange; en agosto de 1936 acepta el ruego de Federico García Lorca de acogerlo en su casa familiar de la calle Angulo tras la visitas amenazadoras que recibe en la Huerta de San Vicente. Lorca llega a bordo de un taxi la noche del 9 de agosto de 1936 y permanece allí escondido hasta el 16 de ese mes en que es detenido. Las protestas de algunos de los hermanos Rosales ante sus compañeros falangistas y las exigencias para que fuese liberado no sirvieron de nada. Hasta su muerte Luis estuvo perseguido por la sombra de aquellos acontecimientos.

Luis Rosales participa en el bullicio literario de la Granada de los años veinte y treinta donde entabla amistad, entre otros, con Federico García Lorca, Joaquín Amigo (asesinado por republicanos al comienzo de la guerra en Ronda) y Enrique Gómez Arboleya. En 1932 se traslada a Madrid donde conoce a Pedro Salinas y Jorge Guillén y publica en las revistas más importantes del momento, como Caballo verde para la poesía, de Pablo Neruda y Cruz y Raya de Bergamín. Toma contacto con los poetas de la llamada Generación del 36: Luis Felipe Vivanco, Juan y Leopoldo Panero y Dionisio Ridruejo.

La detención y muerte de Lorca marcaron para siempre la existencia de la familia Rosales y, en concreto, la de Luis que a lo largo de su vida hizo numerosas declaraciones exculpatorias. El poeta y ensayista Félix Grande publicó en 1987 ‘La calumnia. De cómo a Luis Rosales, por defender a Federico García Lorca, lo persiguieron hasta la muerte’.

A partir de 1937 colabora con la revista Jerarquía, de Falange, y en la primera posguerra con el diario Arriba España y la revista Escorial. También fue director de Cuadernos Hispanoamericanos. Fue miembro del Consejo Privado del Conde de Barcelona y en 1982 recibe al Premio Miguel de Cervantes por el conjunto de su obra. Entre sus libros más importante figuran Abril (1935), El contenido del corazón (1941), La casa encendida (1949) y Rimas (1951).

La sublevación militar de 1936, que le sorprende en Granada, tendrá una enorme trascendencia en su vida, sobre todo a partir del asesinato de su amigo Federico García Lorca. El poeta se alojó en la casa familiar de los Rosales entre el 9 y el 16 de agosto de 1936. Casi toda la familia estaba vinculada a Falange.

La detención se produce a primera hora de la tarde. La casa es rodeada por hombres armados al mando del exdiputado de la CEDA Ramón Ruiz Alonso al que acompañan José Luis Trescastro, Federico Martín Lagos y, probablemente, una tercera persona que ha sido identificada como Luis García-Alix Fernández. Según la versión de Gibson, la tarde del prendimiento solo están en la vivienda la madre de los Rosales, Esperanza Camacho Corona, y su hermana Luisa, que ocupa un ala independiente en la que estuvo refugiado Lorca. Ante la resistencia de la madre de los Rosales a entregar a Federico, Ruiz Alonso fue al cuartel de Falange en busca de uno de sus hijos, Miguel Rosales, que regresó al domicilio. Ruiz Alonso acusó a Lorca de ser espía ruso y de haber hecho más daño “con la pluma que otros con las pistolas”.

Los esfuerzos personales el mismo día de la detención de Luis y su hermano José Rosales por liberar a Lorca son infructuosos.  Luis, que estaba en una misión en Motril, regresa por la tarde y se encamina al Gobierno Civil donde estaba detenido el poeta. Allí tiene una trifulca con Ruiz Alonso y redacta un escrito que le costó un proceso interno y le hace temer por su vida. Su hermano José, conocido como Pepiniqui, también se enfrenta al gobernador civil José Valdés. Cuando regresa un día después al Gobierno Civil el poeta ya ha sido trasladado a Víznar.

Lo ocurrido aquellos días marcaron para siempre la existencia de la familia Rosales y, en concreto, la de Luis que a lo largo de su vida hizo numerosas declaraciones exculpatorias. El poeta y ensayista Félix Grande publicó en 1987 La calumnia. De cómo a Luis Rosales, por defender a Federico García Lorca, lo persiguieron hasta la muerte.

Rosales murió a causa de una embolia el 24 de octubre de 1992 en Madrid.