Dalí y Doménech, Salvador

Pintor vanguardista español, uno de los máximos representantes del surrealismo. Amigo de Federico García Lorca desde que coincidieron en la Residencia de Estudiantes. Mantuvieron una estrecha amistad y acercaron sus teorías estéticas durante los años 1925-1926 aunque a partir de 1928 discreparon y su relación se enfrió hasta desaparecer.

Sus padres, Salvador Dalí y Cusí y Felipa Domènech, tuvieron tres hijos. El primogénito, también llamado Salvador, nació en 1901 pero falleció a los  dos años.  Esta circunstancia perturbó al futuro pintor que vivió obsesionado con la idea ser una “copia reencarnada” de su hermano muerto. En 1908 nació Anna María que también trató a García Lorca y mantuvo con él una valiosa correspondencia.

Durante su formación en la escuela de Bellas Artes de la Academia de San Fernando de Madrid vivió en la Residencia de Estudiantes donde conoció y trató a otros jóvenes residentes, entre ellos Federico García Lorca y el cineasta aragonés Luis Buñuel.

La formación de Dalí fue singular: Con solo 12 años descubrió la pintura, y en concreto el impresionismo, gracias a una estancia en casa de la familia de Ramón Pichot, una artista local que viajaba con frecuencia a París y estaba al tanto de las novedades artísticas. Tras sus años de escolar, no muy exitosos, estudia con los Maristas y en el Instituto de Figueres. También da clases de dibujo. Ya desde 1919 participa en exposiciones y funda con unos amigos la revista Studium, donde publica sus primeros escritos.

Federico García Lorca y Salvador Dalí.
Federico García Lorca y Salvador Dalí.

En 1920 convenció a su padre para que lo enviara a estudiar a Madrid. Durante su formación en la escuela de Bellas Artes de la Academia de San Fernando vivió en la Residencia de Estudiantes donde conoció y trató a otros jóvenes residentes, entre ellos  Federico García Lorca, el cineasta aragonés Luis Buñuel, los escritores Pedro Garfias y Eugenio Montes y el inclasificable Pepín Bello, que ejercerán una influencia decisiva en el mundo cultural español.

En la primavera de 1925 García Lorca acepta la invitación de Dalí para pasar la Semana Santa en su casa de Cadaqués. Lorca aprovechó para leer a los Dalí Mariana Pineda, cuyo estreno, con decorados del propio Salvador, se retrasaría por la censura de Primo de Rivera hasta 1927. La amistad entre Federico y Salvador fue, durante esos años, intensa. La eventual relación amorosa entre ambos ha sido fuente de constantes controversias y especulaciones. La visita le permitió iniciar una estrecha amistad con Anna María Dalí, reflejada en una hermosa colección de cartas que se conservan en el Centro de Estudios Lorquianos de Fuente Vaqueros.  “Dichosa tú, Ana María, sirena y pastora al mismo tiempo, morena de aceitunas y blanca de espuma fría. ¡Hijita de los olivos y sobrina del mar!”, le escribe el poeta.

La efusión amistosa entre el poeta y el pintor se refleja aún más en la colaboración de Dalí con la revista de vanguardia gallo impulsada por Federico García Lorca en 1926 desde Granada.

El alejamiento definitivo con Lorca se producirá en 1929 tras el estreno de ‘Un perro andaluz’, la película rodada por Buñuel en colaboración con Dalí.

En 1927 García Lorca vuelve a Cataluña donde ahora permanecerá una larga temporada: cuatro meses. Lorca, que estaba ultimando el Romancero gitano, aprovecha para exponer sus dibujos en las Galerías Dalmau y para estrenar el 24 de junio en el Teatro Goya Mariana Pineda, la primera de una importante colaboración con la actriz Margarita Xirgu. La despedida entre los amigos deja un poso de tristeza: “Ahora sé lo que pierdo separándome de ti. La impresión que me da Barcelona es la impresión de que todo el mundo juega y suda con una preocupación de olvido”, escribe Dalí. Y Lorca: “Lo he pasado tan bien en Cadaqués que me parece un sueño bueno que he tenido”.

La relación, sin embargo, pronto se resquebrajaría. El triunvirato que había reinado en la Residencia de Estudiantes (Dalí, Lorca y Buñuel) se deshace. Buñuel reprocha al poeta su “falso” surrealismo y Dalí le ataca por el Romancero: “Tu poesía está ligada de pies y brazos a la poesía vieja […]. Tu poesía se mueve fruto de las ilustración de los lugares comunes más estereotipados y más conformistas”. El alejamiento definitivo se producirá en 1929 tras el estreno de Un perro andaluz, la película rodada por Buñuel en colaboración con Dalí. El director aragonés  atribuye a Lorca la siguiente frase: “Buñuel ha hecho una mierdecita así de pequeñita que se llama Un perro andaluz y ese perro soy yo”. Lorca, encolerizado por el trato de sus amigos y profundamente afectado por la ruptura sentimental con el escultor Emilio Aladrén, decide viajar a Nueva York por consejo de Fernando de los Ríos.

En 1929 Dalí visita otra vez París y entra en contacto con los surrealistas. A partir de los años 30, expondrá en París y en Estados Unidos. Conoce a Gala, esposa entonces de Paul Eluard, con la que se casará en 1934. Dalí piensa que ya ha alcanzado el estilo que lo definirá artísticamente y está integrado en el surrealismo. Pero cuando expone en el Salon des Indépendants del Grand Palais de París, en 1934, no tiene en cuenta que el resto de surrealistas han decidido no participar, lo que levanta la ira de André Breton que exige su expulsión del grupo. Dalí había decidido que el surrealismo no implicaba tener una posición política de izquierdas. De hecho, tras la Guerra Civil apoya sin tapujos a Franco, quien le agradeció su contribución a “limpiar España de fuerzas destructivas”.

En 1940 se trasladan él y Gala a vivir a Estados Unidos. Comienza a diseñar joyas y colabora con libretos, decorados y vestuarios de distintas obras de ballets. Es una época dorada contaminada por el interés económico: avida dollar, es decir, sediento de dinero, lo apodó Breton interpolando las letras de su nombre y apellido. Es la época en la que colabora para Hollywood y su fama y prestigio internacionales alcanzan las más altas cotas, al mismo tiempo que se envanece e incurre en la fatuidad. Consume estilo y épocas: pasa de la mística a la ciencia y la holografía. En 1974 inaugura el Teatro Museo de Dalí de Cadaqués.

Muere en Figueres el 23 de enero de 1989.