Arcollas Cabezas, Joaquín (Juan Arcoyas)

Joaquín Arcollas Cabezas, alias Magarza, fue una de las personas asesinadas el 17 o 18 de agosto de 1936 junto a Federico García Lorca por los militares franquistas sublevados que habían tomado Granada. Los banderilleros anarquistas Arcoyas Cabezas y Francisco Galadí, el maestro Dióscoro Galindo y el poeta fueron llevados juntos a Víznar, a La Colonia (edificación donde iban los presos antes de ser fusilados sin juicio alguno) para posteriormente ser asesinados en algún lugar de la carretera de Víznar a Alfacar. Eduardo Molina Fajardo en su libro Los últimos días de García Lorca lo identifica como Juan Arcoyas Cabezas.

Fue una de las personas asesinadas el 17 o 18 de agosto de 1936 junto a Federico García Lorca por los militares franquistas sublevados que habían tomado Granada.

Joaquín Arcollas era anarquista y pertenecía al sindicato de la construcción de la CNT, por lo tanto debió de ser albañil de oficio (también parece que fue jornalero), aunque era conocido en Granada, en el mundo taurino, por ser un afamado banderillero. Según el padrón de 1935, vivía en Horno de Vidrio número 3, a la entrada del Albaicín, el único barrio que opuso resistencia a la sublevación franquista, con su madre viuda. Junto a Francisco Galadí, estuvo en la defensa del Albaicín cuando se produjo el golpe de estado en Granada (el barrio resistió varios días ante el ejército golpista). Al ver que la defensa resultaba imposible, escaparon, pero en Huétor Santillán se enfrentaron a un sargento de la Guardia Civil partidario del golpe y que murió en el tiroteo. Arcollas y Galadí fueron descubiertos y detenidos. Trasladados a La Colonia, allí permanecieron por espacio de varias horas junto a  Galindo y García Lorca.

Junto a Arcollas y Galadí también fue fusilado Dióscoro Galindo, maestro nacional de Pulianas al que le faltaba una pierna. Galindo representó al Frente Popular en las elecciones de 1936. Molina Fajardo añade otros dos individuos al grupo de detenidos y fusilados junto con Federico: dos ladrones de poca monta cuya filiación exacta se desconoce, salvo que a uno de ellos lo apodaban El Terrible.