Galadí Melgar, Francisco

Banderillero anarquista que, con Juan Arcollas Cabezas y el maestro Dióscoro Galindo, fue fusilado junto a Federico García Lorca.

Francisco Galadí Melgar y Juan Arcollas Cabezas eran muy conocidos en Granada como anarquistas y, en el mundo taurino, gozaban de una bien ganada fama como banderilleros. Pertenecían ambos al sindicato de la CNT, luchaban contra una patronal que no respetaba los derechos de los trabajadores y que no dudó en financiar la sublevación militar en contra de la República. Según su nieto, Francisco Galadí Córdoba, había sido hojalatero o plomero, fundidor de conducciones de agua, aunque vocacionalmente era “torero de plata de profesión y anarquista de corazón”.

Se ha dado por hecho que Lorca fue fusilado y está enterrado junto a los banderilleros y el maestro Galindo. De hecho, las diversas búsquedas de los restos han sido emprendidas a solicitud de los familiares de Galindo y de Galadí Melgar.

Estuvo casado con Paca Calleja Usero con la que tuvo tres hijos. Organizó, junto con Arcollas, la defensa del Albaicín cuando se produjo la sublevación militar en Granada en 1936 (el barrio resistió sólo dos días ante el ejército golpista, ya que estaban mal armados). Al ver que la defensa resultaba imposible, escaparon, pero Galadí quiso despedirse de su familia antes de cruzar a la zona republicana y esto resultó una trampa, según cuenta su nieto. Hay varias versiones de su captura, pero todas confluyen en que fueron detenidos y trasladados a La Colonia de Víznar, un antiguo molino que había servido como lugar de veraneo para los niños de Granada y que los sublevados transformaron en lugar de paso para los condenados a muerte. Allí se encontraron con Galindo y Lorca.

Se ha dado por hecho que Federico García Lorca fue fusilado y está enterrado junto a los banderilleros y el maestro Galindo. De hecho, las diversas búsquedas de los restos de Lorca y de sus compañeros de fusilamiento han sido emprendidas a solicitud de los familiares de Galindo y de Galadí Melgar. Eduardo Molina Fajardo añade a otras dos personas al grupo de fusilados: dos ladrones de poca monta, uno de ellos apodado El Terrible.