Ayala García-Duarte, Francisco

Escritor español nacido en Granada que destacó en todos los géneros literarios salvo en poesía (solo escribió un poema en su vida). Fue autor de relatos cortos y de novela, ensayista, traductor y colaborador en la prensa. Durante su larga vida trabajó en Europa y América como jurista y sociólogo. Ingresó en la Real Academia de la Lengua en 1984 y en la Academia de las Buenas Letras de Granada en 2004. Al ser ocho años menor que Federico García Lorca, no coincidió con él en sus años granadinos. El encuentro entre ambos se produjo en los años veinte en Madrid donde Ayala estudiaba Derecho y Filosofía y Letras desde los 16 años. Allí nacería la amistad entre ambos. Colaboró a petición de Lorca en la revista gallo. En Madrid se relacionó con los círculos de artistas vanguardistas del momento. Fue también colaborador habitual de la Revista de Occidente y La Gaceta Literaria. De su primera obra vanguardista destacan los relatos El boxeador y un ángel (1929) y Cazador en el alba (1930).

Su amistad con Lorca nació en los años veinte en Madrid donde Ayala estudiaba Derecho y Filosofía y Letras desde los 16 años.

En 1927 entrevistó a García Lorca para La Gaceta Literaria de Ernesto Giménez Caballero. El trabajo apareció publicado el 1 de junio bajo el título de Un drama de García Lorca: Mariana Pineda. Ayala lo define así: “Doctor en ciencia infusa -escribe con una pluma del ala de San Miguel, mojada en el tintero oblongo de la Plaza Larga-: Prodigio -torero- con alamares de risa (Sin que le faltara nunca lo de Ha quedao magistral)”.

En 1929 Ayala se marcha becado a Berlín y desde allí manda crónicas a distintas publicaciones españolas. Se doctoró en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y allí comenzó a dar clases. Durante la Guerra Civil fue funcionario del Estado. Al finalizar la contienda se exilió en Buenos Aires donde pasó diez años (uno de ellos estuvo en Río de Janeiro) y colaboró en publicaciones como la revista Sur o la Editorial Losada. Después se trasladó a Puerto Rico para impartir cursos en la Universidad de Derecho. En Estados Unidos, años después, daría clases de Literatura en varias universidades. En su exilio, comienza una nueva etapa en su narrativa. Se pueden destacar la colección de relatos Los usurpadores (1949), Muertes de perro (1958) y El jardín de las delicias (1971).

En 1960 vuelve clandestinamente a España por primera vez. Repitió su visita todos los veranos hasta 1976. Tras la muerte del dictador hizo más duraderas sus estancias en España hasta su traslado definitivo desde Estados Unidos. En España Ayala continuó con su labor de escritor, traductor, editor, conferenciante y colaborador de prensa. Siguió cultivando también el ensayo sociológico y el literario (destacan Tratado de sociología o El escritor en su siglo, entre otros). En 1984 ingresó en la RAE. Un año antes había recibido el Premio Nacional de Literatura y poco después el Premio Cervantes y el Príncipe de Asturias de las Letras. En 1982 publicó su libro de memorias en tres tomos, Recuerdos y olvidos. En 2006 tuvo la oportunidad de asistir a los actos de celebración de su centenario.

Murió en Madrid a los ciento tres años de edad. En Granada se puede visitar la Fundación que custodia su legado y sus cenizas, depositadas debajo de un limonero, desde 2006 en el palacete de Alcázar del Genil.