TEA_09-104

En Doña Rosita existen otros personajes surgidos de la realidad que aparecen incluso con sus propios nombres, como son el Ama, que refleja en su forma de hablar y de actuar a una de las criadas de la familia, Dolores Cuesta, La Colorina. Su forma de expresarse recuerda a Asquerosa, representa la vida natural frente al mundo de las apariencias tan importantes en ese momento. El profesor Don Martín está basado en su maestro del Sagrado Corazón en Granada, Martín Scheroff; el Señor X es Ramón Guixé y Mexía; el profesor Consuegra también tiene su correlato en la realidad. Fueron reales los personajes de las manolas y las ayolas. Las tres “manolas”, además de ser las de la copla popular, eran tres muchachas inseparables que vivían en la cuesta de Gomérez. El Padre Ayala también existió, era fotógrafo realmente de Su Majestad el Rey, igual que existieron los Ponce de León y los Pérez de Herrasti.

El “lenguaje de las flores” procede, según Francisco García Lorca, de las guías ilustradas sobre el tema, muy populares en aquel momento y que aparecían junto al “lenguaje de los sellos”, el “lenguaje de los abanicos”, etcétera. “Con Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores”, declaró Federico, “he querido realizar un poema de mi infancia en Granada, en el cual salen criaturas y ambientes que yo he conocido y sentido”.