TEA_09-105

Margarita Xirgu, la actriz protagonista de la obra, recibió diariamente tras el estreno, un ramo de flores, sin tarjeta ni remitente. Era el obsequio de las floristas de las Ramblas. La actriz y el autor, ante aquel gesto de delicadeza y simpatía, dedicaron una función extraordinaria a aquellas mujeres de “…risa franca y manos mojadas, donde tiembla de cuando en cuando el diminuto rubí causado por la espina” y Lorca les dedicó unas palabras de homenaje.