Afán de Ribera y González de Arévalo, Antonio Joaquín

Periodista, poeta, cuentista y dramaturgo. Estudió Derecho y Letras en Granada, llegando a ser juez en esta ciudad. Director del Liceo Artístico y Literario y académico numerario de Bellas Artes de Granada. Miembro de la Cofradía del Avellano, junto a Ángel Ganivet y otros intelectuales de finales del XIX, siendo llamado “Gaudete el Viejo” (Melchor Almagro era “Gaudete el Joven”). Recibió, entre otros premios y condecoraciones, la Gran Cruz de Isabel la Católica.

Fue considerado uno de los escritores granadinos más prolíficos e importantes de su momento. Sus compañeros lo llamaban El Patriarca. Su musa era Granada.

Como periodista escribe en publicaciones como La Alhambra, dirige El Porvenir de Granada, participa en la fundación de El Defensor de Granada (el principal periódico de Granada que permanecerá abierto hasta las puertas de la Guerra Civil,  bajo la dirección de Constantino Ruiz Carnero). En esta última cabecera trabaja bajo la dirección de Luis Seco de Lucena. Participa también en otras publicaciones de su época, como la revista literaria Idearium o el diario católico La Verdad.

Cultiva todos los géneros literarios. En narrativa destaca con una decena de obras costumbristas como A orillas del Dauro: novelas, artículos y leyendas (1875) o Entre Beiro y Dauro (1898); novelas como Un tiempo del verbo amar (1885) y Por un cabello (1885), y los cuentos Una rosa y un clavel y El collado del burro. Fue considerado uno de los escritores granadinos más prolíficos e importantes de su momento. Vivía en el Albaicín y fundó en su residencia la llamada Academia del Carmen de las Tres Estrellas (nombre del carmen), una tertulia literaria que se estuvo reuniendo durante casi tres décadas. Sus compañeros lo llamaban El Patriarca. Su musa era Granada.

Falleció el 6 de septiembre de 1906.