Ruta lorquiana de Granada

Ruta para realizar a pie y/o con transporte público por Granada. Recorre algunos de los rincones más emblemáticos y bellos de la ciudad, que además tuvieron un vínculo con Federico García Lorca, por haber sido residencia del poeta, lugar de inspiración de su obra o de encuentro con otros personajes notables de la vida cultural de su época.

Datos de la ruta

Longitud del recorrido:
6 kilómetros
Duración estimada:
1 día (90 minutos caminando)
Modo de realizarla:
A pie y/o transporte público
Descargar

Lugares que componen la ruta

La casa de campo, hoy convertida en museo, donde la familia de Lorca disfrutó los veranos a partir de 1926. El lugar donde trabajó en obras como ‘Yerma’, ‘Bodas de sangre’ o ‘Romancero gitano’ y en el que pasó algunas de las mejores y peores horas de su madurez (rupturas amorosas, zozobra por las críticas) hasta la tragedia de 1936.

Institución cultural destinada a la investigación de la vida y la obra de Federico, así como a la difusión de su producción literaria. El magnífico edificio alberga todo tipo de manifestaciones artísticas contemporáneas. Cuenta con auditorio, salas de exposiciones y una biblioteca con una cámara acorazada que guarda el legado del poeta.

Chikito es uno de los restaurantes más castizos de Granada. Ocupa el solar del histórico Café Alameda, donde los más brillantes intelectuales y creadores de la ciudad establecieron la sede de la tertulia El Rinconcillo. Su época más gloriosa transcurrió entre 1915 y 1922, con Lorca, Falla, Lanz y de la Serna como integrantes.

El compositor Manuel de Falla residió en esta casa junto a la Alhambra, que Lorca visitó asiduamente, entre 1922 y 1939. En 1962 fue convertida en museo con una meticulosidad inaudita, respetando incluso las humedades y el desorden de los cajones: debía dar la impresión al visitante de que el maestro había salido y volvería en un rato.

Es el acceso principal a la Alcazaba de la Alhambra y su portentoso mirador ofrece unas impresionantes vistas del barrio del Albaicín. Fue escenario del Concurso de Cante Jondo de 1922, el histórico primer certamen nacional de flamenco organizado por el Centro Artístico de Granada y que tuvo a Lorca y Falla como impulsores.

El conjunto que forman la Iglesia de San Nicolás, el aljibe y la plaza con su espectacular mirador definen la relación de belleza y armonía del barrio del Albaicín, la Alhambra, el valle del Darro, la Granada antigua y el horizonte de la Vega. La contemplación de estas vistas inspiró a Lorca, que las disfrutó en sus paseos de juventud.